Alteraciones Cognitivas

Alteraciones Cognitivas | NeuroCRECER

Aunque las alteraciones motóricas tras sufrir un daño cerebral son las más frecuentes y conocidas, es muy habitual que, junto a estas, los pacientes presenten alteraciones cognitivas que en muchos casos van a recibir menos atención que las que limitan la movilidad, pero que a largo plazo pueden suponer tanto para el paciente como para la familia, una dificultad importante para la recuperación de la autonomía.

En las primeras etapas tras el daño cerebral y sobre todo cuando el paciente se encuentra aún hospitalizado, es habitual que se muestre desorientado, no sólo respecto a la fecha o el lugar en el que se encuentra, sino respecto a su propia persona, confundiendo su edad, negando lo que le ha ocurrido, o no reconociendo a algunos de sus familiares. Esta desorientación hospitalaria suele mejorar con el paso del tiempo, pero en ocasiones permanece como secuela que pueda necesitar tratamiento.

Paralelamente a este cuadro de desorientación, es frecuente que el nivel de alerta y atención estén afectados, por lo que tienden a aislarse de lo que ocurre a su alrededor o incluso a tener dificultad para mantenerse despiertos durante el día.

Asimismo, debido a los déficits de memoria que puede causar el daño cerebral, gran parte de la información sobre las cosas que ocurren a lo largo del día no se recuerda. En ocasiones la familia suele no detectarlos porque es habitual que sean capaces de recordar datos generales de su vida, al tratarse de información que ya previamente tenían almacenada, en cambio muchas de las vivencias que van teniendo, no las recuerdan momentos después de que hayan ocurrido, por lo que es frecuente que no recuerden vistas que han tenido en días anteriores, qué es lo que han comido por la mañana, o si han tomado la medicación que le correspondía en cada momento.

Por este motivo, los pacientes suelen ser repetitivos en sus comentarios o en sus demandas (querer comer después de haber comido, preguntar repetidamente cuando le darán el alta, etc.). Otro de los déficits más habituales en relación con la memoria de los pacientes, son las llamadas paramnesias, que se producen cuando el paciente mezcla o crea falsos recuerdos que pueden tener o no parte de relación con algo que ha ocurrido, pero que está distorsionado, por lo que parece que se están “inventando” la información. Para la persona que lo padece, el recuerdo es tan real como si hubiese ocurrido, por lo que es muy difícil convencerlo de lo erróneo de su recuerdo, lo que en ocasiones termina generando discusiones y conflictos si no se conoce por qué ocurre y cómo tratarlo.

Algo que suele sorprender a los familiares, sobre todo cuando el paciente comienza a enfrentarse a las exigencias de la vida diaria, es que en ocasiones no son conscientes de sus limitaciones, lo que les lleva en muchos casos a no aceptar algunas de las restricciones necesarias para garantizar su seguridad (no poder conducir, no salir solos a la calle, no poder manejar sus tarjetas de crédito, etc.) o no implicarse en los procesos de rehabilitación. Esta falta de conciencia de su situación es lo que llamamos anosognosia, y si bien durante algunas fases actúa como protección a nivel emocional para reducir el sufrimiento, es necesario tratarlo correctamente para conseguir una mayor implicación del paciente en su proceso de recuperación. El adecuado manejo de la anosognosia es clave para gestionar muchas de las alteraciones conductuales que se van a manifestar en los pacientes con daño cerebral.

Además de estas alteraciones cognitivas, las dificultades para tomar decisiones, resolver problemas y planificar actividades son las más habituales, por lo que, en muchos casos, la autonomía del paciente se va a ver limitada cuando estas alteraciones están presentes, incluso aunque a nivel motor no existan déficits.

Estas alteraciones cognitivas, son tratadas desde nuestro Servicio de Neuropsicología, donde nuestros especialistas intervendrán para que el paciente pueda recuperar sus capacidades para mantenerse alerta, atento y con capacidad para recordar y resolver problemas y al igual que ocurre con las alteraciones de la movilidad, cuanto antes se inicien los tratamientos, mayor serán las posibilidades de recuperación.

Primera valoración gratuita | NeuroCRECER
Primera visita y valoración
GRATUITA
Podrá conocernos antes de comenzar el tratamiento y visitar nuestras instalaciones.
Departamentos
Centro de Excelencia e Innovación de referencia.
Áreas de trabajo | Neurocrecer

Alteraciones Cognitivas

Rehabilitación de las alteraciones cognitivas tras daño cerebral en Sevilla

Las alteraciones cognitivas más habituales que presentan los pacientes que han sufrido algún tipo de daño cerebral suelen estar relacionadas con la memoria, la atención y las funciones ejecutivas, si bien también es frecuente que presenten agnosias, apraxias o alteraciones visuoconstructivas.

Las alteraciones o problemas de memoria, a nivel clínico se denominan amnesias cuando tienen una gravedad suficiente como para impedir al paciente aprender las cosas nuevas que van ocurriendo en su vida diaria o cuando le impiden recordar hechos y datos importantes de su vida anterior al daño cerebral. También en algunos casos los pacientes presentan paramnesias, de manera que recuerdan de forma distorsionada algunos de los hechos o datos, generando mucha confusión entre su entorno.

Las alteraciones o dificultades para mantener la atención y la concentración están presentes en mayor o menor medida, prácticamente en todos los pacientes, sobre todo en los primeros meses tras el daño cerebral. Estos déficits atencionales, hacen que los pacientes, presenten dificultades para mantenerse en las actividades que inician, o que se distraigan ante cualquier estímulo irrelevante y como consecuencia de ello no sean capaces de afrontar con éxito la mayoría de las tareas que se proponen, o lo hagan de forma muy lenta y presentando cansancio mental, aunque las actividades no sean demasiado exigentes.

Las alteraciones de las funciones ejecutivas hacen referencia a la pérdida de capacidad de los pacientes para iniciar, mantener o finalizar las actividades, así como a la ausencia o alteración en la regulación de la conducta, lo que los lleva a ser incapaces de planificar o resolver problemas y a actuar normalmente de manera impulsiva.

Todas estas alteraciones cognitivas, pueden recuperarse con tratamientos especializados de rehabilitación del daño cerebral, siendo los neuropsicólogos, los especialistas que tratan estos déficits. El Centro de Rehabilitación de Daño Cerebral NeuroCRECER, cuenta con un equipo de neuropsicólogos acreditados, con amplia experiencia y excelentes resultados en la rehabilitación de las alteraciones cognitivas producidas por el daño cerebral.

¿Tiene alguna duda?

Póngase en contacto con nosotros y le ayudaremos a resolver todas sus preguntas. Si lo desea puede solicitar una valoración gratuita.

Envíenos su consulta